Visita de Hauteville House en Guernsey

Façacade arrière de Hauteville House
Hauteville House, la casa que Victor Hugo convirtió en una obra de arte. Erigida en lo alto de Saint Peter Port, Hauteville House fue la residencia de Victor Hugo durante su exilio en Guernsey y la única propiedad del escritor. En ella, escribió muchas de sus obras maestras – Los Miserables, Los trabajadores del mar, El hombre que ríe, La leyenda de los siglos, El teatro en libertad…–. Una casa de artista que es obra de arte en sí misma, tanto por su diseño interior como por su decoración, creaciones del propio Victor Hugo.

Victor Hugo vivió en Guernsey, en las Islas del Canal, los 15 últimos años de un largo exilio que duró 19 años. Tras el golpe de estado de Luis Napoleón Bonaparte del 2 de diciembre de 1851, Victor Hugo tiene prohibida la estancia en Francia, y un año más tarde, también en Bélgica. Más tarde, en 1855, también se verá obligado a abandonar la isla de Jersey, por lo que acabará instalándose en Guernsey, perteneciente también al archipiélago de las Islas del Canal. Aquí adquiere Hauteville House en 1856 gracias a las ganancias obtenidas con la recopilación Las contemplaciones. Propiedad familiar hasta 1927, Hauteville House es donada al Ayuntamiento de París, con ocasión del Centenario del Romanticismo, por Jeanne Nègreponte, nieta de Victor Hugo, y los hijos de George Hugo, su nieto.   

La mansión, que consta de 5 plantas coronadas por un mirador, domina el casco antiguo de Saint Peter Port y la bahía de Havelet. Íntegramente reformada y decorada por el poeta, cada uno de sus elementos constituye una valiosa muestra de su talento creativo. Se trata de «un autógrafo de tres plantas, un poema de varias habitaciones», tal y como la describe Charles Hugo. Toda una obra de arte, la casa sumerge a todo aquel que la visita en una atmósfera sin igual. Victor Hugo ideó una casa cargada de simbología, inundada de referencias a sus escritos, su filosofía y su visión del mundo.      

Planta baja

Go to top page

A la derecha, la sala de billar presenta en sus paredes retratos de familia y los dibujos de la célebre serie de «souvenirs» de sus viajes. La sala da al salón de tapices,  enmarcados en madera de roble, donde se disimula el antiguo cuarto de fotografía. Seguidamente, se llega al taller que da al jardín. El pasillo de las fayenzas, con paredes y techos cubiertos de porcelanas, reconduce al vestíbulo desde el cual se accede al comedor con sus paredes revestidas de azulejos de Delft y madera.

Primera planta

Go to top page

Dos grandes salones, uno rojo y uno azul, ambos de suntuosa decoración en los que el escritor y su familia solían recibir a sus invitados.

Segunda planta

Go to top page

La galería de madera, pieza hierática con aires de despacho de trabajo y de habitación con una decoración de inspiración renacentista, constituye una reflexión en torno al hombre en exilio. En el rellano de la misma planta, la biblioteca contiene obras que el poeta decidió dejar en su residencia del exilio. Hace de paso simbólico hacia la tercera planta.

Tercera planta

Go to top page

Aquí es donde Victor Hugo, desde su mirador o «look-out», dejaba volar su imaginación mientras contemplaba el mar y avistaba la costa francesa.

El jardín

Go to top page

Hogar del «roble de los Estados Unidos de Europa», plantado por Victor Hugo en 1870, tras su regreso del exilio, para asegurar la continuidad de su presencia en Hauteville. De cara al mar y a las Islas del Canal, el jardín es un lugar propicio a la ensoñación y a la lectura.